¿Qué es la psicoterapia psicoanalítica?

La terapia psicoanalítica o psicodinámica se desarrolla a partir de las teorías y las prácticas de la psicología profunda y el psicoanálisis. Surge a partir de las ideas de Sigmund Freud a finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, pero sus métodos han cambiado y se han desarrollado mucho desde entonces, con aportaciones de la escuela americana y francesa principalmente.

En la práctica, podemos decir que es un proceso terapéutico que ayuda a los pacientes a entender y resolver sus problemas, al incrementar la consciencia de su mundo interno, y la influencia que éste tiene en sus relaciones pasadas y presentes. Se diferencia de la mayoría de las otras terapias en que apunta a un cambio más profundo y estable de la personalidad y el desarrollo emocional, porque lo que se encuentra dentro de las terapias a largo plazo.

La psicoterapia psicoanalítica apunta a ayudar a las personas a entender y cambiar sus complejos y problemas emocionales, que muchas veces son inconscientes, así como problemas de relación con los otros, reduciendo los síntomas y aliviando la incomodidad que éstos causan. Mucha gente que experimenta una pérdida de sentido en sus vidas o que están buscando un mayor sentido de satisfacción, puede verse beneficiada por la psicoterapia psicoanalítica.

A veces las personas buscan ayuda por razones específicas, tales como trastornos alimenticios, condiciones psicosomáticas, o ansiedades y fobias. En otros casos, la ayuda se busca por sentimientos subyacentes de ansiedad o depresión, dificultades para concentrarse, insatisfacción en el trabajo o inhabilidad para tener relaciones satisfactorias.

La psicoterapia psicoanalítica o psicodinámica da un tratamiento efectivo para una gran gama de problemas, tanto como tratamiento en sí mismo, o como un complemento a otros tipos de tratamiento. Puede contribuir significativamente al bienestar físico y mental, a la sensación de bienestar y a la habilidad de manejar la vida de manera más efectiva.

¿Cómo saber si es para ti? La psicoterapia psicoanalítica es elegida o no por una persona, dependiendo de un gran número de factores. A veces ayuda tener unas cuantas entrevistas para determinar si este es el tratamiento adecuado para una persona. Ocasionalmente, el tratamiento puede ser corto, pero de manera general se considera una terapia a largo plazo como había mencionado anteriormente, ya que apunta a influenciar las capas más profundas de la personalidad, a la fuente de aquello que perturba el pensamiento y el comportamiento, y esto involucra un gran compromiso por parte de paciente y analista. Muchas veces las personas se encuentran a sí mismas más libres para vivir la vida de manera completa, ser creativos en muchos aspectos, y ser capaces de relacionarse y cuidar mucho mejor de otros una vez que han hecho este tipo de terapia.

La relación con el terapeuta es un elemento crucial. El terapeuta ofrece un espacio confidencial y privado, que facilita el proceso en el cual los patrones inconscientes del mundo interno del paciente se ven reflejados en sus relaciones con el terapeuta, quien podría parecer menos social o tranquilizador que otros. Pide que trates de decir lo que tienes en mente, y permanece en sintonía y empático, pero también es más neutral, manteniendo sus emociones y reacciones privadas. Da un espacio para sentirte menos abrumado, en el que busca patrones y el significado de lo que se dice. Este proceso ayuda al paciente a identificar gradualmente los patrones por los que transita y, al volverse consciente de ellos, desarrollar la capacidad de entenderlos y cambiarlos.

La psicoterapia psicoanalítica es una experiencia única, de enorme y profundo crecimiento personal.

Anuncios

Esperando lo malo, esperando lo bueno 

Hay épocas que no pueden describirse de otra manera que complicadas. Simple y llanamente complicadas.   

El éxito es un resultado, no una meta

Se requiere trabajar, a veces muy duro, para llegar a la meta.

Se requiere trabajar, a veces muy duro, para llegar a la meta.

Las cosas son sencillas. Me encantaría poder decirlo sin sentir que estoy engañando a alguien. Porque la mayor parte de las veces debemos trabajar mucho para alcanzar nuestras metas. Y por más que me gustaría lograr algo emborrachándome de series en Netflix, sé que tengo que levantarme del sillón y ponerme a __________ (y aquí es donde se llena la línea blanca con todas esas cosas que posponemos o nos dan flojera hacer).

En efecto, hay que ponerse a HACER y no sólo a soñar, hay que planear, pero lo más importante, llevar a cabo nuestros planes.

La cuestión es poder encontrar la manera de romper esa espiral de postergación en la que a veces estamos atrapados. Por supuesto que no hay una sola manera de hacer esto. Es algo personal. Es algo que tenemos que ir probando para ver qué es lo que nos funciona.

Por lo pronto aquí algunas cosas que puedes probar:

Perspectiva

A veces lo que necesitamos para avanzar es, paradójicamente, dar un paso atrás. Así podemos respirar profundo, recargar pilas, e intentar de nuevo. A veces dar un paso atrás nos da perspectiva, y eso puede significar que eso que estábamos haciendo no es tan importante después de todo, que tal vez lo estábamos enfrentando desde el lugar equivocado, que tal vez lo que necesitamos es otro tipo de herramientas… en fin. Perspectiva. A veces dar un paso atrás nos da perspectiva y nos permite seguir adelante.

30 minutos

Los primeros 30 minutos son cruciales. Esos primeros 30 minutos de tu día de trabajo pueden definir cómo te va a ir el resto del día. Porque digo, todos hemos estado en esa situación en la que quieres sólo “5 minutitos” para revisar Facebook, Twitter, algún sitio de noticias, Whatsapp y un eterno etcétera. Y esos 5 minutos se convierten en media hora, si bien nos va, o 2 horas, y a veces 4 horas. Pero hay una manera de escapar. La regla de los 30 minutos. Si logras trabajar por 30 minutos, constante, y como primer labor del día, lo más probable es que aunque más tarde entres a alguna red social, puedas salir más fácilmente, porque ya estableciste un ritmo de trabajo.

Ahora, si de plano piensas que no puedes, piensa que vas a trabajar por 10 minutos, y que si es mucho más de lo que puedes aguantar, te vas a dar un descanso. La mayor parte de las veces, esos 10 minutos bastan para encarrerarte.

17 segundos

Ahora que otro método, es que en el momento en el que piensas que debes hacer algo o que tienes un pendiente, te pongas manos a la obra en menos de 17 segundos, para no darle tiempo a tu mente de detenerte de nuevo. Es mucho más probable que hagas algo si lo haces en los primeros 17 segundos después de haberlo pensado.

Para mi, esto ha sido un salvavidas. Probablemente sea de las cosas que más me ayudan a en serio hacer algo. Es uno de los métodos que más uso y que muy seguido recomiendo.

Hacerlo

Y lo más importante. Haz. Haz todo lo que puedas. Eso es en definitiva, lo que asesina la procrastinación.

El arte para ayuda a los niños refugiados sirios a lidiar con el trauma

De las formas que tenemos para lidiar con el dolor, el arte es una bastante efectiva. Probablemente se podría pensar en algo así para gente en muy distintas situaciones.

Origen: El arte para ayuda a los niños refugiados sirios a lidiar con el trauma

Que HOY sea asombroso

  
Este es el plan para este día: que sea asombroso, memorable…

No dejes que tus demonios te alcancen

No dejes que tus demonios te alcancen, por muy veloces que sean, por muy feroces que sean. Si los dejas van a posarse sobre tu cabeza, y van a hacer su hogar ahí. Te transformarán en una extensión de si mismos, llenándote de escamas y volviendo tus ojos de fuego. 

No dejes que tus demonios te alcancen , porque si lo hacen, dominaran tu vida y tus decisiones. Dominaran tu risa y tus relaciones. Te volverán oscuro y amargo, vengativo y chantajista. Y pronto tu vida perderá sentido.

No dejes que tus demonios te alcancen. Alcánzalos tú a ellos. Dales caza, conócelos y dales sosiego. Aliméntalos de vida. Dales nombre. Hazlos tus hijos. 

No dejes que tus demonios te alcancen. Si lo hacen, es porque les diste la espalda. No dejes que te alcancen, véncelos tú a ellos.

  

Infancias

Infancia es destino… O eso decía Freud. Y hay parte de verdad en ello. Yo estoy convencida de que si queremos que algo cambie no va a ser ahorita o en 10 años, va a ser en 20, cuando los que son niños hoy sean la fuerza de trabajo del país, representen la ideología del país, y tomen las decisiones para el país. Cuando sean ellos los que decidan que tanto le dedican a estudiar, si dan una mordida, o si golpean a alguien… Y llevándolo al extremo, si matan a alguien, o violan a alguien, o torturan a alguien. Y vengo pensando en todo esto por un par de niños que vi hoy en el parque. Tendrían 8 años mas o menos. Bien vestidos. Que se veían bien educados… hasta que vi mas de cerca.
Estos niños se estaban burlando, en secreto, de otro niño, porque su juego era “demasiado inocente” y se veía “medio güey”. El otro niño, cabe decir, tendría 4 años tal vez. Estaba jugando a dar vueltas y eso lo hacía reír. Nada mas. Ese era el juego y con eso estaba feliz. Después de un rato estos niños dejaron sus “juguetes” en el pasto y se fueron a jugar a que eran “los mejores”. No sé que hayan hecho después. Ya no les estaba poniendo atención. Decidí ya no observarlos después de ver sus “juguetes”. Decidí alejarme y seguir jugando con mi hijo un poco alejados de ahí.
¿Mi punto? Este: sus juguetes eran armas de plástico. La metralleta incluso hacia el sonido de metralleta. Y era un kit de violencia completo. Así como para que cuando sean grandes ya estén lo suficientemente cómodos con su manejo.
¿Cómo pedimos paz, si generamos violencia?

IMG_9091
Y tal vez peque de inocente yo también, pero prefiero reírme de algo tonto que reírme de alguien mas, prefiero sentirme cómoda regando el jardín y no empuñando un arma.

AHORA

El mejor momento para ser feliz es ahora. Todos lo hemos escuchado, incluso algunos hemos tratado de entenderlo. La cosa es, que es una de esas frases que toman diferentes significados, y ahora la ando pensando en el sentido de que no vas a ser más feliz cuando tengas x o y cosa, no vas a ser más feliz por tener una cierta circunstancia, cosa o logro. No me malinterpretes… Hay cosas, logros y circunstancias que te van a traer un gozo del momento, satisfacción, pero no un aumento de tu felicidad general, de esa con la que podemos medir si somos felices en la vida.
A lo que voy es: si el día de hoy tuvieras eso que has estado soñando últimamente (un coche, un trabajo diferente, una casa, una pareja, más dinero, una cura milagrosa, fama… Yo que sé), si hoy lo tuvieras, sí, serias mas feliz unos días, quizá incluso unos meses, podrías vivir más cómodo, podrías tener más, podrías, podrías, podrías… Pero tu nivel de felicidad general no aumentaría. Porque tu felicidad depende de tu mente, no de lo que hay fuera de ti. Si cada cosa que escuchas la oyes como un reclamo, una queja o una exigencia… no vas a recibir nunca palabras buenas. Si a todo lo que te pasa le ves lo malo, lo peligroso, lo cuestionable… nunca te va a pasar nada bueno. Necesitamos poner atención al filtro con el que vivimos la vida. Necesitamos decidir que vamos a disfrutar nuestro momento y trabajar por ello.

IMG_1132-0

No te enganches. Deja ir. Sé feliz. Ahora.

Ego – Thich Nhat Hanh

Thich Nhat Hanh es un verdadero maestro, y esta pequeña y sencilla reflexión encierra muchísimo: uno de los grandes problemas de nuestro tiempo es esta constante sensación de superioridad que tienen las personas. Nos falta comunidad y sencillez. Mucho.

mediacionartistica

Interesante reflexión sobre el ego, la compasión y la no discriminación.

Ver la entrada original

EL GRUPO EN LAS ADICCIONES: Función contenedora del grupo psicoanalítico

El trabajo con personas adictas abre la posibilidad a nuevos pensamientos. El vacío generado por las formas de vínculo actuales nos aleja de una vida en la que seamos capaces de gozar, y de alguna manera nos pone la adicción en el camino. Ya sean sustancias, dispositivos o situaciones, las adicciones están inmersas en nuestra vida diaria, y nos alejan de la meta que tenemos de ser felices.
Este es un texto psicoanalítico en el que se explica la importancia del trabajo en grupo y de la formación del vínculo en el contexto de la adicción.

PSICOANALISIS MOEBIUS

El GRUPO EN LAS ADICCIONES –  Lic. Guiomar Doti* y Lic. Paula Inés Brecciaroli

Lacan nos decía en el Discurso de Roma de 1956 “es mejor que renuncie quien no pueda unir su horizonte a la subjetividad de su época”[1].

Hoy en día es frecuente escuchar en las admisiones que la práctica del consumo está vinculada a grupos de pares  “Empecé a fumar con los pibes de la plaza”, “Yo paro con los de la esquina”.  Cuando se indaga por este tipo de vínculo, suelen dejar en evidencia un lazo afectivo lábil ya que el encuentro se produce exclusivamente a través de la acción del consumo.   El vínculo no continua en otras actividades y entre los integrantes, la ausencia no es relevante, ni notoria.  El tóxico, como único objeto común, funcional al lazo, los amontona.

Destacan como acción de reunirse o encontrarse, a un modo pasivo y…

Ver la entrada original 2.004 palabras más